Saltar al contenido
Crecimiento y desarrollo personal

¿Qué es el Estrés, Distrés y Eustrés?

Estrés, distrés, eustrés

Entender el Estrés

El origen del estrés es la percepción de que uno está en un mundo incierto, un mundo que no puede controlar.

Hay una variedad de estrés que es el eustrés que es positiva, donde ante el desafío o reto la persona se crece:

  • Su agudeza mental se dispara.
  • Su capacidad de aprender mejora.
  • Su concentración se estimula
  • Toma decisiones más acertadas y deseables.

Y otra parte qué es el distrés, es la parte negativa del estrés cuando una persona se siente superada por las circunstancias:

  • Se siente pequeña o insignificante ante un reto.
  • La angustia está asociada al estrés.

Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto entreteniendo un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante 6 horas.

El que fuese premio Nobel de medicina en 1906, dijo una frase tremendamente potente que en su momento se pensó que era una metáfora. Ahora sabemos que es literal.

“Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”
Santiago Ramón y Cajal
Tweet
estrés, distrés, eustrés
Estudiarse a uno mismo es el arte más complicado de todos.

¿Qué se puede hacer para no experimentar el sufrimiento que produce el distrés?

Fundamentalmente recuperar el valor de la persona, muchos seres humanos se sienten vistos y tratados como si fueran objetos o simples medios para conseguir cosas, ya sea: poder, dinero, fama, prestigio…

Sentirse valorado y apreciado, sentir que se cuenta con tu persona en los proyectos, que se respeta el punto de vista aunque sea distinto al de la mayoría, todo ello hace que esta forma negativa del estrés llamado distrés vaya desapareciendo.

Por otro lado la depresión es una situación distinta, es muy compleja, las personas con depresión lo pasan francamente mal, prácticamente no disfrutan con nada.

Hoy se sabe que la depresión y la ansiedad son primos hermanos, pero casi hermanos. Un proceso largo de ansiedad o de angustia puede terminar en una depresión.

“La depresión es la agresión vuelta contra uno mismo”

 

 

 

 

 

Mi organismo tiene que ser capaz de activar aquello que energéticamente puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte.

Entonces mi cerebro, si tiene que tomar una decisión de qué hacer frente al tigre, tiene que empezar a redistribuir la sangre, que esta al final es energía, ¿A dónde crees que irá la sangre?

Efectivamente… a las piernas, pudiendo aumentar la potencia hasta cinco veces más que en un estado de carrera normal, esto se produce porque le roba sangre al cerebro, al aparato digestivo, a los órganos sexuales (no es momento ni de pensar ni de comer ni de reproducirse), para enviarla a la musculatura.

Por el contrario puede suceder que se genere la otra polaridad, entrar en un estado de catatonia y quedar paralizada, ante esta situación el animal suele quedarse descolocado y posiblemente no le generes curiosidad, y termine marchándose.

Y una última situación puede darse que vayas contra el animal.

 

 

 

Patologías del estrés

El estrés es una de las causas más frecuentes de insomnio, de colon irritable, de in-fertilidad, genera tal grado de tensión muscular que acaba produciendo dolores de espalda y otras zonas.

También altera el sistema de defensa del cuerpo, porque en un mecanismo de supervivencia el organismo, el cerebro, entiende que lo que nos protege frente a bacterias, virus y tumores no es esencial, por eso se funciona mucho peor a la hora de defenderse frente a una gripe, catarro, etc.

Tener activado de forma habitual el mecanismo de supervivencia, no solamente genera todos estos problemas del aparato digestivo, catarros con más frecuencia… sino que también tiene la capacidad de afectar a la genética.

Mecanismos de supervivencia y de adaptación

Afortunadamente tenemos otros mecanismos: Los mecanismos de adaptación.

Y estos son muy interesantes porque nos ayudan ante la dificultad de una manera completamente distinta a los mecanismos de supervivencia.

Si ponemos como ejemplo un desierto y aparece un tigre, se activará el mecanismo de supervivencia, pero mientras no lo haga, el cerebro va a activar el mecanismo de adaptación.

Ya hemos dicho antes que el mecanismo de supervivencia solo cumple 3 funciones; atacar, quedarnos paralizados o huir.

Precisamente hemos evolucionado por este mecanismo, el de adaptación.

Por qué son tan interesantes los mecanismos de adaptación

Porque cuando el cerebro pone en marcha ese mecanismo, a diferencia de cuando pone en marcha al de supervivencia, la sangre no va a la amígdala, sino que va a la zona pre-frontal.

La zona clave para prestar atención, para ver las cosas con perspectiva, para tomar decisiones y para aprender. Además da una orden para que las células madre situadas en las cavidades cerebrales, empiecen a convertirse en neuronas.

Por todo ello nos ha permitido aprender en entornos nuevos; activando la creatividad, la atención, la perspectiva, la memoria, etc.

¿Entonces por qué el ser humano moderno tiene de forma habitual activados sus mecanismos de supervivencia? Si no le ayudan a adaptarse y encima le generan desgaste incluso a nivel celular, eso es lo que hay que resolver.

Generamos interpretaciones de amenazas que son creaciones mentales y respondemos como si fueran peligro de amenazas físicas.

¿Por qué ponemos en marcha estos mecanismos? Entendemos que el cerebro se equivoca, pero qué hace que se equivoque, cuál es la causa?

La clave es múltiple.

Manejo de la atención

¿Dónde pongo mi atención?, ¿Dónde me estoy enfocando? Donde te enfoques es lo que será real para ti.

La atención es selectiva, vemos donde miramos, la realidad es muy amplia y si solo miramos a un sitio no vemos lo otro.

Mucho cuidado con la toxicidad ambiental, una persona tóxica a tu lado, te puede llegar a robar toda tu energía y dejarte en un estado de negatividad profundo durante horas, te afectará sí o sí, pasa de manera inconsciente.

Que no es lo mismo, una persona que esté pasando por un mal momento o una mala situación, espero que se entienda la diferencia.

Se el dueño o la dueña de tu atención, de lo contrario, activas todo el mecanismo de supervivencia.

Manejo de las expectativas

Las expectativas que tengáis de vosotros y de los demás tienen por sí solas la capacidad de activar o desactivar los mecanismos de supervivencia.

El propio hecho de sentirse animado y de tener altas expectativas y de confiar, cambia químicamente la sangre en beneficio nuestro.

La voz interior

¿Qué nos decimos a nosotros mismos?, ¿Cómo nos hablamos?, la voz interior tienes tres formas de hablarnos:

  • La voz de la desesperanza (no hay salida).
  • La voz de la sumisión (si hay salida, yo no la puedo encontrar).
  • La voz punitiva (si hay salida y puedo encontrarla, no merezco encontrarla).

¿Cuál es el efecto en el cerebro? Activa la amígdala, pero no frente al depredador, la activa desde esquemas mentales puros.

A la altura de nuestro ojo derecho en esa zona empieza a gestarse; yo no puedo, soy incapaz, nunca llegaré…, ese pensamiento sostenido se convierte en sentimiento, ya que el cíngulo anterior situado en nuestro cerebro lo transmuta y automáticamente se activa la amígdala y esta a su vez activa el hipotálamo.

Estrés, distrés, eustrés

Consecuencia: activación del sistema de supervivencia a través de las glándulas suprarrenales, situadas encima de los riñones, que inundan la sangre de adrenalina, noradrenalina y sobre todo de cortisol, la hormona reina del mecanismo de supervivencia.

Mucho cuidado en cómo te hablas a ti misma/o, no alimentes tus voces negativas ni lo hagas en los demás tampoco, tienen un poder extraordinario de cambiarnos físicamente.

Las heridas que nos hacemos en el corazón, cuestan mucho de reparar, hace falta mucho tiempo, mucho compromiso para curar heridas en el mundo emocional.

Seamos gentiles, cuidadosos, amables en la forma de hablarnos a nosotros mismos y a los demás. Usa un lenguaje que te ayude y no te anule.

Cuántos días no nos levantamos con quejas, que frío hace, que calor, que mal tiempo hace, que asco de lluvia, que desastre, bla, bla, bla.

Hay que convertir los “es que” (las excusas) en “hay que” (las acciones), tenemos esa responsabilidad.

La fuerza de la voluntad, la fuerza del compromiso, es más fácil estar abajo, es más arriesgado subir, pero desde arriba se ve otra perspectiva y se alcanza con la fuerza del corazón, porque lo que el corazón quiere sentir la mente se lo acaba mostrando.

Los Nervios y el estrés

La razón por las que nos ponemos nerviosos la mayor parte de las veces, no es por el hecho en sí, sino por la historia que nos estamos contando acerca del hecho.

Hay varias cosas que se sabe que ayudan a reducir el ruido mental, la primera es hacer ejercicio físico, la segunda es poder hablar con alguien de confianza, (el sentir de esa situación) y si no tienes a nadie en ese momento, escribe eso que te preocupa, te pone nervioso/a en un papel tan pequeño que casi no lo puedas ver.

El cerebro interpreta así que si el problema se puede poner en algo tan pequeño, es que el problema no es tan grande.

Entrenamiento en Mindfulness, no es otra cosa que generar estados contemplativos de conciencia, como la respiración, las sensaciones del cuerpo, activar todos los sentidos, para frenar la narrativa mental.

Traer la atención al aquí y al ahora, cuando te lamentas de algo del pasado o te preocupas de algo del futuro, el presente pierde toda la fuerza y es el único que existe.

El Mindfulness tiene la capacidad de reducir las amígdalas cerebrales.

Cuando nuestra mente se serena o deja de enturbiarse de nuestros pensamientos, aparecen cosas de nosotros que desconocíamos, nuevas sensaciones, podemos experimentar descubrimientos y revelaciones que tienen un poder transformador en nuestra vida.

El dolor es parte de la vida, pero el sufrimiento lo genera la mente y este si que es opcional.
Gautama Siddharta BUDA

Tweet

 

 

 

El ser humano está llamado a hacer sonar su música. La música es música porque hay silencio entre las notas musicales, de lo contrario solo sería ruido.