Saltar al contenido
Terapia con Playmobil

Una pincelada de mí

Pilar B. Ponce

Soy Pilar Borrero Ponce un ser de luz como tú y aunque no me gustan las etiquetas,  debo ponerme algunas para que sepas un poco más de mí.

Mi ego es Practitioner en PNL (programación neurolingüística), practicante de Un curso de milagros, consultora cabalista (el árbol de la vida), aprendiz de tantra, experta en relaciones relaciones humanas a través del perdón, y terapeuta de sistémica con Playmobil.

Te guío en la gestión de emociones para que las entiendas y experimentes sin juicios, estoy en un continuo aprendizaje también en física cuántica y la neurociencia, ya que me apasiona cómo funciona el universo y nuestro cerebro, por supuesto todo ello para facilitarte a:

Encontrar tu esencia y saber cuál es tu plan de alma y qué has venido a hacer a este plano terrenal, bien sea mediante sesiones individuales, grupales, talleres y conferencias.


¿Quién soy y cómo puedo ayudarte?

Entrando en la primavera del 2013 toqué fondo, no entendía nada en mi vida lo que me llevó a hacerle al Universo unas cuantas preguntas, en modo enfado y víctima total de la situación que vivía.

¿Quién soy? ¿Qué hago aquí? ¿Qué sentido tiene todo lo que me pasa? ¿Por qué tanto dolor?

Llevándome a una situación límite (lo que llamamos la noche oscura del alma), se me quitaron las ganas de vivir, todo había perdido sentido, realmente la rabia y el rencor acumulado durante mucho tiempo me estaban apagando.

Y cómo por primera vez hice preguntas y estaba preparada para empezar a escuchar, las respuestas empezaron a llegar, aunque estas no me gustaron en absoluto, de hecho me causaron más rechazo y rabia, hasta pasados unos días que empecé a reflexionar sobre lo que había leído en forma de mensajes por Internet.

Y ahí fue donde se produjo mi revolución personal, cuando me abrí a otras posibilidades y entendí para qué había vívido todas aquellas situaciones dolorosas que yo no entendía.

Había comenzado mi evolución personal a través del perdón, la mayor cura balsámica para mi alma y algo complicado de transitar para mi ego (mi mente errada), personalmente tardé cerca de 3 años en gestionar todo mi proceso de sanación, al cual a día de hoy le estoy tremendamente agradecida.

Por ello me considero con suficiente autoridad para desarrollarme en estas áreas, porque las he vivido empíricamente, sintiendo todos los cambios que ello produjo en mí y que sí quieres también puedes experimentarlo tú.

Hoy por mi trayectoria soy de una forma determinada, con el tiempo vivido y las experiencias que me aporta esta vida maravillosa voy cambiando, creciendo, agradeciendo y haciéndome a mí misma.

Mi siguiente CRISIS

Hoy estamos en abril de 2021, te cuento otra parte de mi evolución que empezó hace cerca de cuatro años, esta vez de forma consciente, de la cual aún no he salido al 100%, aunque que está casi resuelta, otro proceso incluso más duro que el primero, aunque haya sido de forma consciente.

Y digo más duro, porque empecé a sanar algo concreto y específico y la vida para mi evolución y sorpresa incluyó temas que yo no contemplaba de forma consciente, fueron tantos temas los que se mezclaron, juntaron y acumularon… que realmente pensé que era imposible soportar todo lo que me sucedía.

Llegando a su nivel de dolor más profundo y oscuro en mayo de 2020, porque todo ello terminó con grandes daños colaterales a personas muy amadas para mí, lo que me hizo sentir mucha culpa, dolor y por consiguiente entrar de nuevo en modo víctima.

Así que a partir de este momento de mayor oscuridad, el más aterrador y la mayor prueba de todas hasta estos momentos de mi vida, ahora solo quedaba empezar a subir, una subida casi imperceptible o seguir restregándome en mi propia 💩 y quedarme ahí más tiempo del necesario.

Día tras día en un esfuerzo agotador que se hacía insoportable con una crisis existencial brutal y que no tengo realmente palabras para definir, sin nada que me hiciese sentir la paz que había conocido, llena de miedos, angustia, soledad, tristeza y no sé cuántas sensaciones más…

Tuve que recordarme continuamente tratando de no perder la fe, que tenía que aguantar aunque no tuviese ganas de estar en este plano físico, recordándome una y otra vez que esta tormenta pasará y la recompensa final termina siendo una bendición.

La elección siempre es personal, para eso está el libre albedrío, siempre tenemos la capacidad de decidir qué queremos hacer, nadie puede ayudarnos si no estamos dispuestos.

Cuanto más grande es el esfuerzo mayor es la gratificación

Ley de la compensación

Así que desde la experiencia es un buen lugar para saber cómo puedo ayudar a otras almas a transitar conflictos y bloqueos o temas pendientes de resolver, sin ningún tipo de juicio ni etiquetas.

Te doy las gracias por haber llegado hasta aquí y por haber robado un poquito de tu tiempo para que conozcas una parte de mi historia.

Si crees estar en un momento parecido al mío o peor, espero que estas palabras te sirvan un poco de bálsamo y entiendas que con esfuerzo y fe se puede salir del pozo en el que te encuentres sea cual sea, y si tienes que pedir ayuda lo hagas, siempre es más fácil, aunque el trabajo lo tengas que hacer tú.

Estoy a tu disposición para cualquier pregunta o sugerencia tan solo tienes que acceder a la pestaña contacto y te responderé personalmente a la mayor brevedad posible.

¡Un abrazo corazón bello! ❤️

Pilar B Ponce.

Denegar